La flota de camiones en Estados Unidos piensa seriamente en un cambio de rumbo hacia el GLP y el Gas Natural

En Estados Unidos el mercado de vehículos eléctricos se está convirtiendo en una pesadilla financiera para muchos de los fabricantes de automóviles y proveedores que han invertido en la tecnología. Los híbridos sólo comprenden el tres por ciento de las ventas totales de automóviles nuevos, a pesar de existir más de 40 modelos diferentes. Y las baterías son todavía algo más parecido aún a un experimento de laboratorio más que a algo realmente de  producción en masa.

Pero en una parte diferente del mercado, la revolución verde parece que lleva un camino  más prometedor. Las flotas de camiones comerciales en los Estados Unidos están muy interesados ​​en convertir sus vehículos a gas natural o propano.

Gracias a la caída en picado de los precios de gas natural comprimido (GNC) y gas propano (GLP), las flotas pueden ahorrar una fortuna por cambiar a estos combustibles. OEMs como Freightliner y Thomas Bus se han introducido en este mercado. Una calculadora de costos en el sitio web del fabricante de camiones demuestra que una flota puede ahorrar más de $ 150,000 en costos de combustible durante la vida útil de seis años de un camión. Para las flotas que operan sus costos de operación por milla hasta el último centavo, se trata de una ganancia financiera.

Pincha aquí para más información en el artículo original.